El araticú o chirimoya es una fruta que crece en la región del sur de América especialmente en Brasil, Paraguay y Argentina, su nombre se deriva del guaraní "aratiku". Es una fruta realmente codiciada debido a la cantidad de beneficios nutricionales que aporta al organismo además de su poderosa capacidad para combatir algunos males corporales que pueden ir desde la digestión hasta prevención del cáncer, sin dejar de lado lo económico y accesible que puede llegar a ser.

Inicialmente por las hojas de este frondoso árbol que puede llegar a crecer aproximadamente 15 m las cuales son un poderoso digestivo que normaliza la función intestinal y logra disminuir la diarrea, además de poder controlar las hemorragias internas. Te preguntarás ¿cómo se consumen para obtener los beneficios de la hoja? se realiza una infusión de unos 20 g de sus hojas por cada litro de agua que sirve también para calmar la tos y otros males en la garganta como la amigdalitis por ejemplo. 

Por otro lado se encuentra la fruta con un gran contenido de agua de aproximadamente el 81% de su peso, lo cual hace una fruta altamente hidratante, además de los nutrientes que puede llegar a aportar, a su vez es bajo en calorías por lo que cada 100 g de esta deliciosa fruta contiene tan sólo 72 calorías, ideal para incluirlo en jugos o incluso comerla entre meriendas si lo que se desea es bajar de peso. Todo esto teniendo en cuenta la gran cantidad de fibra que tiene ayudando con las funciones intestinales, favoreciendo el tránsito de este, siendo ideal para quienes padecen de estreñimiento, también ayuda a reducir el colesterol malo y favorece la eliminación del mismo.

Otros beneficios que pueden llegar a tener es un gran aporte de vitaminas entre las cuales se encuentran la vitamina A, B, B3 y B9 o ácido fólico y pequeñas cantidades de otras vitaminas del complejo B. También aporta minerales como magnesio potasio calcio hierro y yodo, elementos fundamentales y necesarios para el desarrollo del organismo evitando las contracciones musculares y permitiendo que los músculos se desarrollen de forma saludable.