Historia del plato

Para nadie es un secreto que el queso fue traído a América por los europeos durante el periodo colonial, junto con el ganado del cual provenía. Representando el primer acercamiento al queso Paraguay.

Pero el segundo acontecimiento no llegaría sino años después, tiempo en el que el queso tradicional ya era preparado por los distintos campesinos.

Narrando la leyenda, que el queso paraguayo lo inventaría un campesino de dicha nacionalidad, usando una técnica que se conocería como «cuajada».

 Poseyendo como objetivo que el queso durara más, pues el convencional acababa dañándose al poco tiempo. Y por tanto, no podía almacenarse.

Es así como se fue pasando el dato de esta técnica y el cómo crear este queso. Hasta que tiempo después empezó a comercializarse.

Características y beneficios

Gracias a la técnica que se usa para su formación, puede almacenarse durante 45 días.

Y aunque este queso realizado con leche de vaca puede considerarse un tanto simple, esto no ha impedido que se convirtiese en el alimento preferido del campo paraguayo.

Para elaborar el queso Paraguay se necesita esencialmente la leche, y una vez que se tiene, podemos acompañarla con una infinidad de platillos y comidas, como mandioca, pan y pasta.

Gracias a que no contiene ingredientes artificiales, este queso es recomendado por muchos nutricionistas, quienes afirman que tiene una gran cantidad de proteínas, fósforo, magnesio, calcio y vitaminas de tipo B2 y B12.

Y para cerrar con broche de oro el conjunto de datos curiosos, se cree que al ser creado en Paraguay, debía quedarse como «kesú paraguái» en el vocablo guaraní, aunque internacionalmente es conocido como queso Paraguay.