Este caldo también se llama comida para enfermos porque generalmente la comen los pacientes con una dieta ligera. Este es un plato instantáneo que se puede cocinar con agua o leche.
 
La sopa de huevo en sí no tiene una historia de origen, pero los historiadores de la comida están de acuerdo en que existe desde hace mucho tiempo. La domesticación de aves de corral para acceder fácilmente a la proteína de sus huevos se ha registrado ya en el 1400 a. C. en China y Egipto.
 
Además de la idea de tener mascotas que produzcan huevos, surge la nocion de romper huevos en líquido hirviendo que también se extendió por continentes.
 
En Grecia, un poco de limón aromatizó el avgolemono; El parmesano hizo el truco para la itliana stracciatella, y en Francia, las claras de huevo fueron un complemento clave para el ajo en le tourin.
 
En China, los ingredientes familiares incluyen cebolletas picadas, trozos de tofu y un chorrito de aceite de sésamo, pero eso es solo el comienzo de una gran cantidad de posibilidades.
 
La versatilidad es la belleza de la sopa de jukysy. Los gustos varían según las regiones, los sureños prefieren espesar el caldo con tomates, maíz y leche: todos esos también pueden arrojarse.
 
Sea cual sea su estado de ánimo, puede encontrar una versión de sopa que se adapte a sus necesidades. En cada región puedes encontrar algunas adiciones favoritas y muy ricas.