Las bebidas tradicionales de yerba mate siempre han sido más populares que el café en Paraguay, con los clientes pidiendo tereré (mate frío con hierbas) o cocido (mate quemado con carbón) sobre un blanco plano o incluso un expreso. Pero, pequeños grupos de consumidores están descubriendo la tercera ola, gracias al duro trabajo de los pioneros locales.

Esta nueva tendencia tiene más espacio para los cafés especiales. Hace cinco años, había poca oferta en el menú de una cafetería promedio o incluso en el pasillo del supermercado. Hoy, sin embargo, hay más marcas, más orígenes y más opciones, y el consumidor empieza a pedirlas.

Juan Valdez, la marca de café de la Federación de Cafeteros de Colombia, está disponible en Paraguay desde finales de 2014 y abrió su primera tienda en 2015. La cadena de cafeterías estadounidense The Coffee Bean & Tea Leaf llegó ese mismo año.

En la actualidad, Paraguay también cuenta con su propio tostador de cafés especiales, especializado en cafés salvadoreños: Kafa Tostadores. De este modo, los consumidores disponen de una mayor variedad de cafés para comprar, pero también de más información sobre la procedencia de su café.

Aunque hay algunas explotaciones de café en Paraguay, su número es limitado en comparación con los países vecinos. Esto significa que Kafa Tostadores y otros cafés de la tercera ola son experiencias enriquecedoras para aquellos que quieren saber más sobre el café, ya sea su producción, su tueste o su elaboración.

Sin embargo, aunque la pasión por el café está creciendo entre los consumidores, todavía hay varios retos a los que se enfrentan las cafeterías. En particular, necesitan encontrar formas de compartir información con los consumidores.