Dentro la gran variedad de la comidas típicas que se consumen en el Paraguay, el mbeju está sin duda entre las más destacadas. Su nombre es en el idioma guaraní (significa “torta”) y su preparación tradicional es muy sencilla, para la cual se precisan muy pocos ingredientes. Básicamente consta de almidón, harina de maíz, huevo, grasa animal -generalmente de cerdo-, sal fina, queso fresco y leche. Su preparación más básica se desarrolla aplastando el almidón, el cual se cuele y se depura para luego agregar la grasa de cerdo y el queso en trozos muy pequeños. Se bate todo a mano y luego se le suma huevo, la sal, la leche -o agua-, y se mezcla muy bien todo hasta que quede con una textura similar a la arena. Esta preparación se lleva a una sartén caliente engrasada, donde se aplasta con una cuchara para compactar la masa y se cocina por ambos lados.

Existe una antigua creencia sobre el origen de esta comida, que indica que el mbeju fue creado en una olla junto con la mujer. Según los principios de la cultura guaraní y su mitología, fue Ñande Ru Vusu -Nuestro Gran Padre- quien creó a la mujer en una gran olla. La creencia es que Ñande Sy tuvo dos fecundaciones, una espiritual y otra humana, y alimentó a Ñande Ru Vusu convertido en lechuza con trozos de mbeju. De lo que sí hay registro, es de escritos de la época de las misiones evangelizadoras jesuíticas en el área guaranítica donde expresan la existencia de alimentos a base de mandioca o maíz, como panes y tortas, a los que luego se le fueron sumando ingredientes traídos por los europeos, como el queso, o la carne de res y oveja.

El mbeju es también llamado mbeyú -en idioma castellano- o beju -como le dicen en Brasil-, se ha difundido por todas las regiones de Paraguay, sur de Brasil y noreste de Argentina. Lo que provocó esto es la aparición de recetas con ligeros cambios en sus ingredientes y elaboración, que enriquecieron al mbeju dotándolo de numerosas variantes y formas de consumo. Existe el “mbeju typyraty, kavure o chacha”, que está hecho con typyraty, que son los sobrantes de la producción de almidón y su cocción se realiza generalmente en una paila. Otras versiones reconocidas son el mbeju molejón, mbeju hu o ración de hierro (con maní molido además de almidón y sin leche, huevos ni grasa), el mbeju hu’i (con mandioca que se fermenta en barro), mbejú popí (con un derivado de la raíz de la mandioca), mbeju de havicha, mbeju avevo,  mbeju aramiró, mbeju mestizo o jopara, mbeju de fariña, mbeju relleno y el mbeju campaña.

Un dato curioso sobre el mbeju es lo que sucedió en la ciudad de Asunción, la capital de Paraguay, en el año 2011. Allí la Municipalidad decidió hacer un evento especial para celebrar la noche de San Juan en el centro de la ciudad, donde una de las principales atracciones era elaborar el mbeju más grande de la historia. En medio de un ambiente cargado de baile, música paraguaya y otras comidas tradicionales de la zona, cientos de personas se congregaron para tal fin y consiguieron hacerlo. Para esto utilizaron alrededor de 500 kilos de almidón  y más de 100 kilos de queso en lo que fue una verdadera epopeya culinaria. El mbeju midió cerca de 4 metros de diámetro y se necesitó una grúa para sostener la paila. Este recordado suceso grafica de buena manera el significado cultural y la enorme importancia que tiene esta comida para todo el país.