El nombre de la bebida, es un acrónimo de sus ingredientes, a saber: CA (caña) RRU (ruda) LIM (limón). Su ingrediente estrella, que aporta el sabor más sustancial, la da la caña de azúcar. Las hojas de Ruda, que proviene del árbol amazónico del mismo nombre, y, por último, un chorro de limón.

En principio, la mezcla de las hojas de Ruda no fue con caña y limón, sino que era utilizada por los indígenas guaraní para sanar dolores; más adelante, la hoja se mezcla con licores y otras bebidas, para aliviar pesares y refrescar, todo ello, repone energías. Luego vino la incorporación de la coña de azúcar, para definir, hasta ahora, lo que se ha posicionado como una de las bebidas favoritas de los paraguayos.

Como se adelantó en la introducción, la bebida representa una tradición en el país suramericano, en la época o estación de sequía, cuando las lluvias se alejan del panorama y el ganado sufre las clemencias de la naturaleza, y es cuando los agricultores ponen de manifiesto aquel dicho que reza: agosto, el mes que se lleva a las vacas flacas y a los viejos. Y es que para espantarse de las malas vibras, se bebe el Carrulim para revitalizar y mantener las energías por los días por venir.

Así que, si visitas al Paraguay, no solo disfrutarás del gentilicio de los paraguayos, quienes más preservan las tradiciones guaraníes, y muestra de ello, es la bienvenida de agosto con un refrescante Carrulim…. ¡Salud!