En 2020 se cumplió la edición número 19, donde paraguayos (y extranjeros) se dieron cita en el capital de Misiones, San Juan Bautista, para disfrutar de uno de los agasajos más simbólico de Paraguay. Como imaginaran, este 2021 no se pudo realizar la edición redonda, número 20, por el confinamiento del Covid-19. Aun así, dicho festival honra una de las bebidas más consumidas de la región.

La bebida, de tipo alcohólica, fue un legado de los tantos muchos que dejó la emigración española que, a principio del siglo XX a consecuencia de la Guerra Civil, vieron en Paraguay, y muchos países suramericanos, un segundo hogar. Para finales de 1929, se cree, que esta bebida cruzó el océano proveniente del País vasco. Los que promueven la historia de esta bebida, señalan que la misma fue traída, como guardianes de la cultura mundial, por los vascos Sebastián y Ruperto Sasiaín Zubillaga, quienes encontraron un segundo hogar, en la zona de San Juan Bautista. Cuentan que estos vascos bebían su Siriki posterior al Batiburrillo.

Desde 2002, las instancias que rigen la materia cultual de Paraguay, además de agentes locales de San Juan Bautista, decidieron inaugurar el festival nacional, como un referente de encuentro en la cual las tradiciones de esa región brindaran espacios con participación de variedades artísticas, gastronómicas e históricas.

Ya sabes, si quieres probar y conocer parte de la historia de Paraguay, visita San Juan Bautista y disfruta del Festival Nacional del Siriki…. ¡y buen provecho!