Esta deliciosa sopa paraguaya no es más bien si no un bizcocho salado y esponjoso, esta deliciosa receta es preparada a base de maíz, manteca de cerdo, leche fresca, cebolla y queso Paraguay, que todos en combinación dan un resultado delicioso, esponjoso y lleno de sabor, pero… ¿no son estos ingredientes algo nocivos para una dieta saludable?  Bueno, volverla igual de rica y saludable no será un problema.

Un delicioso platillo como este se inicia colocando a sofreír las cebollas cortadas en julianas y puestas a sofreír en manteca de cerdo pero en este caso se harán en aceite de oliva o mantequilla light y una pizca de sal al gusto, una vez transparentes se retiran del fuego y se reservan para proceder a batir al menos tres huevos, los cuales pueden ser batidos en una batidora o a mano, cabe destacar que estos se deben batir de forma enérgica, posterior a esto se añade la harina que para esta versión será de avena en un cantidad de ½ kilo y leche de almendras a su vez ½ litro, una pizca de sal hasta que los ingredientes se integren hasta homogeneizar la mezcla, para en este punto agregar las cebollas que se habían reservado previamente. Por otro lado, se corta el queso en tiras usando ricota o cualquier queso bajo en grasas y se le agrega a la mezcla de nuevo integrando todos los elementos. Se engrasa la bandeja donde será horneada la “sopa” con un poco de aceite de oliva y se vierte la mezcla y se ingresa al horno por al menos 30 minutos o hasta que dore en una temperatura promedio de 180° a 200°, una vez lista se retira del horno y se sirve fría cortada en cuadros o rectángulos.

Obteniendo este delicioso pastel tenemos un resultado calórico de tan solo 125 kcal para una porción de 100gr mientras que la receta original para esta misma porción posee 245 kcal. Mucho más saludable e igual de rica. Esta deliciosa “sopa” la puedes acompañar con parrilla, o simplemente sola en el desayuno o una deliciosa merienda por la tarde.