Historia del platillo

Antes de iniciar con el relato sobre las teorías respecto a su origen, es imperativo aclarar que se trata de una sopa ancestral con miles de años de preparación. Siendo precisamente porque no se elaboró de la noche a la mañana, que llevó mucho tiempo armar una línea cronológica sobre cómo se dieron las cosas para crear este platillo.

Una vez escrito eso, la teoría armada por los científicos nos traslada a la época colonial. Debiendo ubicarnos en las tierras que hoy conocemos como Uruguay, Argentina y Paraguay, pues para ese tiempo, eran un solo territorio.

En este lugar habitaban los cario-guaraníes, una tribu muy famosa e histórica de la zona, que vivían una vida tradicional antes de la llegada de los conquistadores, y su estilo de vida gastronómico se basaba en pesca, caza y cultivo. Preparando lo que recolectaban, usando sus ideales o recetas primitivas.

Con la llegada de los españoles, todo cambió drásticamente, desde la perspectiva gastronómica hubo una evolución, ya que desde el viejo continente se trajeron nuevos ingredientes con los cuales cocinar.

Y fue así como empezaron a preparar nuevos platillos, para algunos de los cuales usaron como base el queso; mezclándolo con ingredientes locales para crear un caldo asombroso que maravillaba a quiénes lo probaban.

Características y variantes

El famoso «vorí vorí» es un platillo elaborado a base de queso, harina de maíz convertido en bolas y algunas hierbas, al que también se le suele añadir presas de pollo.

Entre sus variantes conocidas, existen ejemplares a los cuales se le añade leche, aceite, zapallo y zanahorias, e incluso se suele servir acompañado de un plato de arroz.