Con más de medio millón de habitantes, Asunción es la ciudad capital de Paraguay y donde se concentra la mayor densidad de población y el poder político y económico. Como la mayoría de las grandes ciudades del continente americano, es habitual la venta callejera de productos en general y particularmente de comidas para consumir al paso. Abogados, oficinistas y trabajadores en general del centro de Asunción hacen su pausa para almorzar y pueden encontrar cientos de puestos callejeros con personas que ofrecen una inmensa variedad de opciones para degustar a precios económicos.

Además de los habituales panchos -o hot dogs-, hamburguesas y sandwiches de distintos tipos es muy tradicional encontrar en las calles paraguayas venta de los platos más característicos de la gastronomía local. Comidas y bebidas auténticamente paraguayas se distribuyen en puestos perfectamente colocados en las veredas, donde en algunos casos hasta ofrecen mesas y sillas para una mayor comodidad de los comensales.

Dentro de la oferta gastronómica callejera de Asunción pueden destacarse las más de 70 variedades de chipa existentes. Chipa almidón, chipa piru, chipa cuerito, chipa guazú, chipa so’o -relleno con carne- y chipa manduyí -con maní-, entre otras, son algunas de las delicias que se venden recién horneadas en estos lugares. Otras comidas típicas como el mbeju, pastel mandi’o, payaguá mascada y la sopa paraguaya también son productos habituales dentro de las comidas callejeras más encontradas. También son muy comunes las salchichas, el choripán o las auténticas butifarras, que consiste en un embutido de carne de cerdo troceada y muy condimentada. 

Una de las curiosidades más salientes de las comidas que se venden en los locales o en la calle misma en Asunción, que suele llamar mucho la atención de los extranjeros o de la gente que visita esta ciudad por primera vez son los sandwiches de empanada. Es decir, que además de vender las clásicas empanadas que se conocen en casi todo el continente, en Asunción vienen acompañadas de un pan, para cortarlo al medio colocar la empanada en el medio formando un sándwich y alguna salsa picante para acompañar.

Entre los postres y dulces más presentes están las ensaladas de fruta -con crema chantilly o dulce de leche-, dulces caseros de batata o guayaba, barras de maní con miel, de leche o de batata con chocolate y los infaltables churros -simples o rellenos con dulce de leche-.

Pero para digerir tanta comida, es necesario beber algo. Además de café, agua o gaseosas, como el resto de los países, hay dos destacados auténticamente paraguayos: el cocido quemado y el tereré. El cocido quemado -también llamado cocido negro- es básicamente es una bebida caliente muy similar al mate cocido pero con la única diferencia que se hace colocando el azúcar directamente sobre las brasas de carbón. Una vez que se empieza a hacer un caramelo se agrega la yerba y se echa el agua hirviendo para que se haga la infusión, para luego filtrarlo, dejarlo enfriar y beberlo -generalmente en el desayuno o en la merienda-. El tereré, por su parte, es otra infusión típicamente guaraní, que se bebe con agua helada mezclada con yuyos medicinales y se coloca en un recipiente llamado guampa, para sorber luego con una bombilla. En las plazas de Asunción hay puestos que tienen todo tipo de hierbas medicinales para preparar tereré al gusto del consumidor y alquilar su equipo completo: guampa con la yerba mate, bombilla y termo con su agua fría y los yuyos elegidos.

Un lugar donde encontrar todas estas especialidades paraguayas juntas son los mercados populares, que están distribuidos en distintos puntos geográficos de la ciudad. El Mercado Municipal 4 es destacado como el más completo y concurrido.